Alquiler o compra

Ser joven e independizarse: ¿alquiler o compra?

29/07/2019

Las dos opciones tienen sus ventajas y sus inconvenientes, económicos como funcionales que deben ser evaluados

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
ANA 92,90 EUR 1,42% Operar
CLNX 56,60 EUR 1,36% Operar
IBE 10,72 EUR 1,18% Operar
ELE 23,63 EUR 0,51% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Redacción

El problema de la vivienda es uno de los más acuciantes entre los jóvenes. El acceso a una se ve dificultado por su encarecimiento tanto si hablamos de alquiler como de compra. No es algo nuevo, ya que las últimas generaciones siempre han tenido esta barrera que saltar (especialmente en las grandes ciudades).

A la hora de tomar una decisión sobre qué hacer, el primer dilema es si conviene alquilar o comprar una vivienda. Las dos opciones tienen sus ventajas y sus inconvenientes, tanto económicos como funcionales que deben ser evaluados. A continuación, te mostramos algunos de ellos.

Ventajas de alquilar una vivienda

  1. Es más fácil compartir con otras personas una vivienda alquilada que una comprada, con lo que el precio, al repartirse, es más asequible.

  2. El alquiler no "ata" tanto como la compra. Si, por lo que sea, la vivienda alquilada no te satisface puedes marcharte a otra tras cumplir los plazos que establezca en contrato. Lo mismo ocurre si te surge un nuevo empleo en otro lugar y necesitas mudarte rápidamente.

  3. El inquilino, en general, no tiene que asumir algunos gastos que tiene que asumir el propietario, como el del IBI o los de comunidad, así como todas las cargas fiscales que lleva consigo la propiedad.

  4. Tiene un menor coste en impuestos.

  5. En general, puedes vivir en una mejor casa y zona si entras en ella de alquiler que comprándola, que te obliga a mayores desembolsos iniciales.

Ventajas de comprar una vivienda

  1. Una clásica ventaja es que es visto como una fórmula de ahorro, ya que lo invertimos en algo que va a ser nuestro. Además, después en la casa puedes vivir o alquilarla.

  2. Al ser propietario de un bien, podemos también venderlo y recuperar parte, lo mismo o más del dinero invertido. Aunque en los últimos años hemos visto claramente como la vivienda puede bajar, históricamente ha acumulado ascensos (especialmente si se observa a largo plazo). Algunas zonas están ya de nuevo en máximos históricos, especialmente los inmuebles en las mejores zonas, entre otros motivos porque lo más importante de una vivienda es su ubicación.

  3. Ser propietario de una vivienda permite no solo aprovecharse de las ventajas de su uso, sino que también se puede obtener una renta suplementaria si el precio de la vivienda aumenta. Pero hay que tener cuidado con esto, que es lo que se llama plusvalía, ya que no siempre los precios de los pisos aumentan. Como se ha comprobado durante la crisis los precios de la vivienda pueden bajar.

  4. La compra de la vivienda es un plan de ahorro que nos puede servir en el futuro como base para comprar otra vivienda mejor.

  5. Aunque nos pueda parecer a muy largo plazo, comprar puede ser un apoyo a las rentas que se perciban como jubilado o al menos, un comienzo para crear una protección habitacional cuando seamos mayores y el pago de un alquiler pueda suponer un problema.

Hipotecas

Para decantarse entre compra o alquiler un factor a tener en cuenta es el precio de las hipotecas.

Actualmente las hipotecas tienen un precio muy bajo, en muchos casos por debajo de la inflación.

Entonces tendremos que hacer el siguiente cálculo: cuánto me cuesta el alquiler y cuánto me cuesta una hipoteca. A veces por poco más dinero del que se paga por un alquiler se puede pagar una hipoteca.

Cómo se obtiene una hipoteca

  1. La condición más importante para obtener una hipoteca es ser solvente, es decir, demostrar que se tiene capacidad para pagar las cuotas. Esta condición va muy ligada a tener un trabajo fijo y remunerado suficientemente. En muchas ocasiones los jovenes no cumplen con esta condición y necesitan un aval que normalmente se lo pueden proporcionar los padres.

  2. Si se piensa que se tiene solvencia suficiente hay que ir al banco y preguntar por las condiciones concretas: plazo de amortización, tipo de interés y comisiones son las más importantes.

  3. Luego estaría el proceso que lleva constituirla y, por tanto a la compra de la vivienda: tasación, verificación registral, notaría, gestoría. Todos estos pasos tienen un coste que hay que calcular.

  4. Además hay que tener en cuenta los impuestos que hay que pagar: IVA, transmisiones… y otros desembolsos como los seguros.

Es muy importante tener en cuenta que la hipoteca no suele cubrir la totalidad del precio de la vivienda. Lo más habitual es que cubra hasta el 80% del valor de la tasación. Esto significa que hay que tener una cantidad de dinero ahorrado antes de comprar, que suele equivale a aproximadamente casi un 30% del precio de la vivienda.

En Bankinter disponemos de productos para jóvenes, como la cuenta Bk Nómina. Igualmente, si estás pensando en comprar una casa apóyate en nuestros simuladores hipotecarios para realizar todos los cálculos que necesites y de consultar nuestra oferta hipotecaria de (hipotecas variables, fijas y mixtas).

Consultar el simulador de hipotecas de Bankinter

Descubrir las hipotecas de Bankinter

 

 

 

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados