abrir cuenta corriente

Abrir mi primera cuenta corriente: documentación y pasos

23/08/2019

Si estás pensando abrirte tu primera cuenta corriente, te contamos todo lo que tienes que hacer

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
TL5 6,16 EUR 3,01% Operar
IAG 5,41 EUR 2,81% Operar
BBVA 4,90 EUR 2,41% Operar
TEF 6,91 EUR 2,34% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Redacción

Si has cumplido 18 años ya puedes abrir una cuenta corriente sin que necesites el acompañamiento o consentimiento de tus padres o de otras personas mayores.

La cuenta corriente, la que abras ahora u otras que abras en el futuro, te van a acompañar toda la vida y en ellas podrás domiciliar el cobro de tus nóminas y el pago de todo tipo de recibos. Además, te permitirá disponer de una tarjeta de crédito, pero también solicitar una hipoteca o comenzar a invertir.

Cuenta para jóvenes entre 18 y 24 años

Cuenta para jóvenes menores de 31 años con nómina

¿Qué es una cuenta corriente?

La cuenta corriente es un depósito de dinero que tienes en un banco y del que puedes disponer cuando quieras sin ninguna penalización.

La cuentas corrientes sirven de soporte operativo para gestionar las operaciones bancarias más habituales como pueden ser transferencias, retiradas de efectivo en cajeros, ingresos...

¿Cómo abrir una cuenta corriente?

Como estamos hablando de abrirse la primera cuenta corriente, hay que dejar claro que es muy sencillo. Los clientes que quieran abrirse una cuenta corriente pueden hacerlo de dos maneras:

  • Presencial: tendrán que acudir a una oficina bancaria.
  • Online: tendrán que conectarse a la web de la entidad financiera.

En ambos casos, la documentación que hay que aportar para abrirse una cuenta corriente es:

  • Personas residentes: DNI/NIF o tarjeta de residente (NIE).
  • Personas no residentes: certificado de no residente expedido por la Policía o por el consulado del país de residencia, acreditación de empadronamiento en algún ayuntamiento español y pasaporte o tarjeta de identidad con fotografía.
  • Para asegurar la correcta identificación, las entidades deben exigir además otra documentación para verificar el domicilio habitual, y la naturaleza de la actividad profesional o empresarial de sus clientes. Por ejemplo, puede ser una nómina o cualquier otro documento que estimen necesario.

El banco, por su parte, entregará las condiciones contractuales que hay que leer con atención y, si se está de acuerdo, firmarlas.

¿Cuál es mi número de cuenta?

Una vez que la tenemos abierta, debemos saber que existe un número o código que identifica nuestra cuenta corriente. Es el conocido como código IBAN. Este código está compuesto por 24 cifras. (Quizás te interese: Calculadora IBAN: cómo saber mi número IBAN)

Tipos de cuentas corrientes

La persona a cuyo nombre está la cuenta corriente se le conoce como títular. Por ello, los tipos de cuentas corrientes se pueden diferenciar entre:

  • Individual: abierta a nombre de una sola persona
  • Plural: cuando tiene más de un titular. En este caso se distinguen entre:
    • Mancomunada o conjunta: se necesita la firma o autorización de todos los titulares (o un número de ellos).
    • Solidario o indistinta: cualquier de los titulares está facultado para ejercer los derechos mencionados, inherentes al contrato.

En cualquier caso, es posible autorizar a otra persona para que pueda actuar en nombre y representación del titular, realizando ingresos y retirando dinero, etc.

Fiscalidad de las cuentas corrientes

Hay que tener en cuenta que las cuentas corrientes tienen una fiscalidad, que tenemos que tener en cuenta en el caso de que tengamos que cumplir con Hacienda.

Los intereses recibidos en las cuentas corrientes se consideran rendimientos de capital mobiliario y tributan en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF). Se integran en la base imponible del ahorro que tributa por tramos en función de su importe total:

  • Hasta 6.000 euros tributan al 19%
  • Entre 6.000 y 50.000 euros, al 21%
  • Más de 50.000 euros, al 23%

Ventajas e inconvenientes de las cuentas corrientes

La web Finanzas para todos, un portal sobre economía pesonal del Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), recuerdan que "la principal ventaja de una cuenta bancaria es la comodidad que ofrece y el acceso a los servicios relacionados (transferencias, banca online, cajeros automáticos…) para la gestión de sus ingresos y pagos, junto con la posibilidad de disponer del dinero cuando haga falta".

Pero además, tienen un cuadro con los pros y los contras de las cuentas corrientes: 

Ventajas e inconvenientes de las cuentas corrientes

Ventajas

Inconvenientes

Comodidad para gestionar cobros y pagos

Muy poco rentables

Disponibilidad total del saldo

Comisiones y gastos de mantenimiento

Sencillez en su contratación 

 

Servicios relacionados

 

Información detallada de gastos, ingresos y saldos

 

Utilización de cajeros automáticos 

 

        

Artículos relacionados

¿En qué casilla de la Renta se ponen los depósitos?

¿Cuánto dinero es suficiente tener ahorrado en la cuenta corriente para imprevistos?

Cuentas corrientes sin nómina: remuneradas, sin comisiones, con tarjetas de crédito...

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados