Guerra comercial EEUU - China

Guerra comercial EE. UU. - China: histórico y posibles consecuencias

06/08/2019

Descubre cuáles pueden ser las siguientes represalias en la guerra comercial entre EE. UU. y China

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
IAG 6,37 EUR 1,08% Operar
TL5 5,71 EUR 0,81% Operar
MTS 15,60 EUR 0,49% Operar
FER 26,19 EUR 0,23% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Redes Sociales

Después de que el presidente de Estados Unidos (EE. UU.), Donald Trump, anunciase la semana pasada que aplicaría un arancel del 10% a las importaciones de China por valor de 300.000 millones de dólares ayer llegó la respuesta de China: permitió que el yuan se devaluase frente al dólar lo que hace que los productos chinos sean más baratos no solo frente a los norteamericanos sino también frente a los del resto del mundo compensando así parcialmente el encarecimiento que provocan los aranceles.

Lo primero que hay que saber es... ¿Qué son los aranceles? En este caso, son tributos (impuestos) aplicados sobre los bienes que son objeto de importación. Por ejemplo, cuando una mercancía llega a un país (EEUU) procedente de otro (China), el país receptor de esos productos le aplican un impuesto de acuerdo a la tasa estipulada para el tipo de producto para permitirle entrar. Esto encarece de forma inmediata el precio de los productos chinos y desincentiva su compra.

Más allá de los efectos concretos e inmediatos de la medida, esta supone un aumento de la incertidumbre sobre el futuro de la economía mundial y del temor de que la escalada continúe.

Hasta ahora el balance de la batalla arancelaria estaba así:

Batalla arancelaria China EEUU

FUENTE BBC

Como se puede ver cada medida tomada por EE. UU. ha sido puntualmente contestada por China. Obviamente, el país asiático no puede alcanzar el volumen de mercancías a las que aplicar aranceles que alcanza EE. UU. con los productos chinos porque sus importaciones de productos estadounidenses son menores, entonces, a partir de cierto momento, sus represalias tienen que venir desde otros lugares, en este caso han venido vía depreciación de su propia moneda.

Esta medida ha irritado al Gobierno norteamericano que ha puesto en marcha lo previsto en una Ley de 1994 que le obliga a vigilar las manipulaciones de la moneda que hagan otros países. Con anterioridad la Ley solamente se había invocado una vez y precisamente frente a China. Las consecuencias prácticas, por ahora, es una denuncia de Estados Unidos ante el Fondo Monetario Internacional (FMI) cuyas consecuencias se desconocen.

Pero lo que pone en evidencia la actuación de China es que no está dispuesta a dejarse amedrentar por Trump. Si este, en plenas negociaciones, anuncia nuevos aranceles, el Gobierno chino responde.

Del temor al agravamiento de la situación dan cuenta no solo las caídas generalizadas de las bolsas mundiales sino todos los análisis que se habían hecho con anterioridad por parte de las instituciones más importantes del mundo: FED, BCE, FMI… , que coincidían en que la "guerra comercial" supone una amenaza para el crecimiento mundial.

Esa amenaza se está concretando a más velocidad de lo que podía prever cualquier analista. Ahora hay que esperar a ver cuál es la reacción de EE. UU.

Posibles nuevas represalias

Esta reacción podría venir a través de sanciones financieras. Ya existe un precedente reciente, un juez norteamericano declaró que tres grandes bancos chinos habían incurrido en desacato por negarse a presentar documentación respecto a su operativa con Corea del Norte. La resolución se saltó los convenios existentes entre China y Estados Unidos sobre asistencia mutua en este tipo de cuestiones.

Pero EE.UU. puede ir más allá: que las empresas y bancos chinos entren en listas negras y se les prohíba el uso del dólar o que queden fuera de determinados servicios claves como el código SWIFT, clave para realizar transferencias internacionales, o del Sistema de Compensación y Liquidación Interbancarias (CHIPS).

Si se produce esta represalia, China podría responder con otra: el embargo de las exportaciones de metales pertenecientes a las "tierras raras" del sistema periódico y de los que China es el mayor productor y exportador del mundo. Estos metales son claves para industrias norteamericanas muy importantes, entre ellas la de defensa.

Si estos últimos pasos llegasen a materializarse, la guerra comercial habría dado un salto cualitativo de incalculables consecuencias. Sería una guerra a muy largo plazo que China está dispuesta a sostener.

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados