Informe estrategia Bankinter 3T2020

Informe Estrategia Trimestral de Bankinter: ¿Qué pasará los próximos meses?

30/06/2020

Ya tienes disponible el Informe de Estrategia para el tercer trimestre de 2020 de nuestro departamento de análisis

Mercados:IBEX 35 Los mejores del día
Último Dif.
CIE 15,42 EUR 0,72% Operar
ELE 23,50 EUR 0,64% Operar
REE 17,05 EUR 0,15% Operar
IBE 10,73 EUR 0,09% Operar
Datos extraidos el a las
*Datos diferidos, al menos, en 15 minutos

Publicidad

Diccionario de finanzas claras

COMPARTIR EN REDES SOCIALES

Artículo escrito por: Departamento de Análisis de Bankinter

"Recuperación rápida, consolidación lenta. Confirmado: shock de impacto, no cambio de ciclo… salvo excepciones. Inflación cero." Así titula el Departamento de Análisis de Bankinter la situación actual de los mercados. Consulta un resumen del informe de Estrategia de Inversión y Perspectivas del tercer trimestre de 2020.

Puedes descargar el informe completo en el siguiente enlace: Descargar el Informe de Estrategia de las perspectivas para 3T 2020.

Principales conclusiones de nuestro informe de Estrategia

Shock de impacto”, no cambio de ciclo... salvo excepciones. El pesimismo ciego pierde

La realidad del 2T confirma que atravesamos, como defendimos en marzo, un “shock de impacto” con consecuencias sobre 2020/21, que desembocará en un 2022 ya normalizado. Sí, normalizado. No tanto una “nueva normalidad”, como empieza a denominarse. Sencillamente este shock acelera la siguiente ruptura tecnológica que ya estaba en marcha: despliegue de redes 5G, predominio de las energías renovables, desintermediación de actividades, flexibilidad y abaratamiento de la financiación y readaptación de las formas de trabajar. Pero no regresamos a un ciclo económico contractivo. El post-shock 2020/21 se caracterizará por un crecimiento económico reducido pero suficiente, inflación irrelevante, regreso a cómodos niveles de empleo, deuda pública elevada pero soportable porque los tipos de interés permanecerán próximos a cero de manera estructural, y riesgos a la baja - incluso geoestratégicos - desde una perspectiva global. Las interpretaciones pesimistas de este rápido proceso de cambio seguirán siendo perdedoras, como adelantamos en marzo. 

Se cumple lo que dijimos en marzo: el día después no será en absoluto malo

Como no lo ha sido la rápida recuperación del mercado desde abril, ajustándose más o menos a los tiempos que habíamos estimado. El legado de esta crisis relámpago consiste, entre otras cosas, en márgenes empresariales todavía más estrechos y aún más deuda pública, pero también menores costes energéticos y financieros, financiación aún más accesible y bancos centrales como los verdaderos “estabilizadores automáticos”, tanto de la economía como del mercado. Como nunca antes. Se han involucrado para quedarse. Esto no es malo, sino distinto. 

Reestructuración, reenfoque, más soportes y menos inflación que nunca

Tiene lugar un rápido reenfoque de la economía (y de la sociedad) hacia la tecnología. Las compañías tecnológicas son al s.XXI lo que las industriales fueron a los siglos XIX y XX. Durante 2020/22 se reenfocarán muchos aspectos clave de la economía precisamente porque la tecnología hace que la globalización sea un hecho irrefutable y deje de ser un campo de batalla ideológico. En ese contexto, las tensiones comerciales son sencillamente una parte importante del proceso de ajuste y, por eso, remitirán una vez reajustadas las relaciones comerciales. Los sistemas fiscales heredados del s.XX, que consideran la ubicación física como referencia básica para la recaudación, son otro aspecto clave sujeto a readaptación. Gobiernos y bancos centrales participan proporcionando un soporte fiable a esta transformación. Particularmente en los momentos más inciertos (como este), convirtiéndose en los verdaderos “estabilizadores automáticos” de los ciclos económicos. 

En este escenario global inevitable y afortunadamente interconectado e interdependiente la competitividad relativa pasa a ser el factor determinante de los precios, de manera que la inflación se vuelve estructuralmente reducida y los bancos centrales dejan de ser “vigilantes” para convertirse en “promotores” de inflación. Esto, a su vez, permite que los tipos de interés permanezcan estructuralmente próximos a cero, de manera que el acceso a la financiación se vuelve muy fácil y su coste muy reducido. Por eso los gobiernos asumen apalancamientos elevados sin entrar en riesgo severo. 

¿Sobrevaloraciones? Improbable. Mercado distinto, como la economía es distinta 

Como ya hicimos en marzo, tomamos los beneficios estimados para 2021 como referencia para valorar las bolsas, ya que los de 2020 estarán distorsionados. Esto es lo más correcto técnicamente. Obtenemos potenciales de +15% para el S&P500 (3.449 puntos), +8% para el EuroStoxx-50 (3.462 puntos) y +4% para Ibex-35 (7.457 puntos) y Nikkei-225 (23.516 puntos).

La bolsa americana sigue destacando positivamente. Los beneficios 2021 de las compañías americanas serán ya algo superiores a los de 2019, pero no así los de las europeas. Por eso, entre otras razones, Wall St. no está sobrevalorado. Y por eso nuestra estrategia sigue centrada en el mercado americano. La capacidad para generar beneficios lo es casi todo en una valoración. Pero avanzará mucho más despacio en el 2º semestre. Las incertidumbres clave son el virus y las elecciones americanas del 3 de noviembre. Los precios inmobiliarios estarán más presionados que las bolsas, que seguirán siendo la clase de activo más atractiva. Y los riesgos, a la baja. 

 

Descargar el Informe de Estrategia de las perspectivas para 3T 2020.

Publicidad

Deja tu comentario Normas de uso

Para poder comentar debes estar logado y haber iniciado sesión

Iniciar sesión con Facebook Iniciar sesión con Twitter Iniciar sesión con Google+
Normas de uso máximo 1100 carácteres

Destacados